El proyecto europeo Soil O-Live recuerda en el Día Mundial del Olivo que más del 60% de los suelos de olivar de la UE está degradado

El proyecto europeo Soil O-Live, liderado por la Universidad de Jaén, se une a la conmemoración del Día Mundial del Olivo, que se celebra como cada 26 de noviembre, tras su proclamación en la 40ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 2019. Con esta iniciativa, que coordina el profesor de la UJA, Antonio Manzaneda, y de la que forman parte socios de diferentes localizaciones de Europa, se pretende analizar con precisión el estado de salud de los suelos de olivares de la región mediterránea y cómo incide en la calidad del aceite de oliva.

Antonio Manzaneda, profesor de Ecología del Instituto Universitario de Investigación del Olivar y de los Aceites de Oliva de la Universidad de Jaén, informa que en la actualidad, se considera que más del 60% de los suelos de la UE se encuentra degradados, porcentaje que es mayor en el caso particular de los suelos agrícolas dedicados al cultivo del olivar. “La falta de una cubierta vegetal estable, que deja una gran fracción de suelo desnudo, la compactación del suelo, la salinización acentuada por riegos con agua salobre, el exceso de aplicaciones de cobre y de otros fitosanitarios, la pérdida de biodiversidad, junto a la erosión, son factores que están degradando los suelos del olivar a lo largo del mediterráneo a un ritmo y una magnitud espacial sin precedentes”, manifiesta Manzaneda. Estos aspectos han sido analizados estos días en la Semana Europea de la Misión Suelo desarrollada en Madrid, en la que el proyecto Soil O-Live ha participado activamente en varias sesiones para difundir los avances de la iniciativa.

“Es necesario llevar a cabo una concienciación muy profunda y extensa al sector para poner de manifiesto la dramática situación de la salud del suelo del olivar que pone en riesgo el futuro del cultivo en muchas zonas olivareras de Europa”, incide el profesor.

Soil O-Live, pretende crear estrategias para cuidar y optimizar la salud del suelo del olivar. A nivel político, los resultados derivados de Soil O-Live serán utilizados por la Unión Europea para un mejor conocimiento de la salud del suelo del olivar mediterráneo y poder diseñar políticas agrarias más precisas en el cultivo del olivar europeo en relación con la sostenibilidad ambiental y la calidad y seguridad de los aceites de oliva. De hecho, objetivos clave de Soil O-Live son analizar el impacto de la contaminación y la degradación de la tierra en los suelos de olivar en términos de multi-biodiversidad, investigar la relación del estado de la salud del suelo con la calidad y seguridad del aceite de oliva e implementar enmiendas efectivas del suelo y prácticas de restauración ecológica que promuevan mejoras manifiestas en la biodiversidad y la funcionalidad del suelo, entre otras muchas finalidades.

El consorcio del proyecto está formado por quince instituciones académicas y dos empresas del sector del olivar. A nivel nacional, el proyecto cuenta además de la Universidad de Jaén, que actúa como coordinadora, con la participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través de tres centros de investigación (Estación Experimental del Zaidín, Instituto de Agricultura Sostenible y Estación Experimental Aula Dei) y la Universidad de Castilla La Mancha. A nivel internacional, participan instituciones prestigiosas como la Universidad de Roma Tre (Italia), la Universidad Libre de Berlín (Alemania), la Universidad de Tras-Os-Montes e Alto Douro (Portugal), la Universidad del Egeo (Grecia), la Universidad Helénica del Mediterráneo (Grecia), ELGO-DIMITRA (Grecia), la Universidad de Silesia en Katowice (Polonia), la Universidad de Palermo (Italia), el Consejo Nacional de Investigación de Italia – Bari (CNR), la Escuela Nacional de Agricultura de Meknes (Marruecos) y como socio asociado la Universidad de Berna (Suiza). Como empresas del sector participan Nutesca S.L. y la empresa multinacional DEOLEO GLOBAL S.A, además de la participación de la Agencia Española de Estandarización UNE, la JRC de la Unión Europa y el Consejo Oleícola Internacional.